Scott Pilgrim vs The World: El nuevo clásico de culto.
Esta película dirigida por Edward Right forma parte de esos casos en que a pesar de tener una buena aceptación por parte de la crítica y de sus seguidores, aun así fue considerada un fracaso de taquilla al no lograr recaudar todo el dinero esperado por el estudio, Universal Pictures, en su momento de estreno.         
                                                                        
Sin embargo; a pesar de todas las dificultades y el presupuesto excesivo (pero necesario), le fue bastante bien con las ventas de DVD y Blue Ray, cosa muy rara de lograr hoy en día debido la proliferación de piratería digital. Esta película es considerada un producto de su generación, que posiblemente se quede atascada en la memoria colectiva durante muchos años...y honestamente, creo  que lo merece, si aun no la han visto o no han escuchado hablar de ella todavía, les recomiendo que le echen un vistazo cuando tengan la oportunidad...














Desde mi perspectiva, es una historia bastante simple contada de manera muy poco convencional y a la vez, muy original. La película se ubica en Canadá, donde un joven músico de 22 años llamado Scott Pilgrim (Michael Cera) después de conocer a la chica de sus sueños, Ramona Flowers (Mary Elizabeth Winstead), se entera de que para poder estar con ella debe derrotar a sus 7 malvados ex-novios. La película esta cargada con diálogos ingeniosos, un vasto elenco de personajes secundarios atractivos, efectos especiales muy bien logrados y montones de referencias a la cultura popular, especialmente hacia los videojuegos.



De hecho, la gran mayoría de los fanáticos de esta película suelen ser autodenominados "gamers". Toda la estética visual e incluso narrativa intenta emular la atmósfera de un verdadero videojuego, pero combinando otros elementos de la fuente original, muchos de los planos escogidos fueron hechos para captar también la esencia del cómic en el que se baso la película. Una mezcla visual entre cómic y videojuego, podría decirse.

Si bien estoy familiarizado con la novela gráfica de Bryan Lee O'Malley (6 tomos que recopilan toda la historia) debo de admitir que la primera vez que la leí, hace unos 3 años, no me gusto para nada, por lo tanto fui bastante escéptico cuando se estreno la película en el cine. Hecho que para ser franco hace que me arrepienta un poco, porque fui parte de esa demografía que no apoyo ni vio la película en el momento correcto.

A continuación haré un pequeño análisis de los aspectos que me hicieron rechazar la historia y que curiosamente, se convertirían en la misma razón por la cual terminaría gustándome. Esto aplica tanto para la película como para el cómic, pero me enfoco más en el cómic primero debido a que en su mayoría intento justificar la impresión que tenia sobre él y que luego cambiaría rotundamente al analizar más a fondo la historia, gracias a la película...

El protagonista: odiaba el personaje de Scott Pilgrim, para mí no es más que un vago que le gusta mantener relaciones parasitarias con otras personas para su beneficio personal, y es un completo desinteresado en lo que se refiere a los problemas y conflictos emocionales de otros, en especial cuando él es culpable de dichos problemas. Normalmente quiere mostrarse como una persona "despistada", pero la verdad es que a veces se siente como una faceta que el mismo tiende mostrar a propósito con la excusa de evitar los conflictos que él mismo genera.

Ejemplo; Cuando vemos al personaje por primera vez, Scott se encuentra saliendo con una colegiala de 17 años, Knives, a pesar de que es obvio que él no se interesa por ella en lo mas mínimo, decide ser su novio de todas formas por los beneficios y el estimulo que recibe de ser admirado por una chica menor que él. Posiblemente la única motivación que recibe de esta relación es cargar con un perrito faldero que le sigue a todos lados sin rechistar y que constantemente le levanta el ego, parte de esta decisión se debe a que Scott fue plantado por su novia de la universidad un año atrás y parte de él seguía con un sentimiento de despecho por dentro.


Cuando conoce a Ramona, automáticamente se obsesiona con ella y la idealiza como la "chica de sus sueños" (literalmente, la conoce en un sueño), así que comienza a acosarla y a buscar cualquier excusa posible para poder encontrarse con ella e invitarla a salir, sin preocuparse por terminar primero su relación con Knives. A pesar de todas las insistencias de sus amigos, como Wallace y Kim, que le recuerdan cada vez que pueden el desagradable ser humano que en realidad es.

Como verán, este era un punto débil para mi, no podía sentirme identificado con el personaje ni sentir simpatía por él, para mi no era el típico héroe despistado de gran corazón, era simplemente un idiota egoísta sin ningún plan de vida o talento que lo hiciera resaltar sobre el resto...luego me puse a pensar ¿que tan diferente somos a este personaje?



La verdad, es que no mucho...la triste realidad es que si nos ponemos a pensar con detenimiento, no somos muy diferentes a Scott Pilgrim.  Mucha gente entre 19-25 años todavía no está muy segura de que hacer con el resto de su vida, muchos abandonan la universidad y buscan trabajos con los que no están satisfechos, muchos van a fiestas que en el fondo no disfrutan, muchos están rodeados de amigos y de gente que realmente no les agradan pero se les hace natural estar con ellos por conveniencia, muchos rompen y vuelven con la misma persona de manera continua en una relación, muchos suelen tener relaciones superficiales para intentar olvidar otra persona que quizás les rompió el corazón, muchos pasan gran parte de su tiempo con distracciones y pasatiempos que no contribuyen en nada pero hace que se olviden de los problemas de tener que enfrentarse a la vida real...


El universo que se nos muestra en el mundo de Scott Pilgrim, no es como el nuestro, sin duda; las personas son capaces de pelear como si fueran personajes de videojuegos, como volar y ser capaz de hacer agujeros en la luna, pueden hacer combos, recolectar armas, ganar monedas por pelear con otros, encontrarse vidas extras en el camino y guardar la partida (no sé cómo rayos funciona eso)...pero en el fondo, quitando todo ese atractivo visual y cómico que se nos ofrece, en realidad resulta ser una historia que fácilmente podrías enterarte por un chisme de tus amigos. Creo que ahí está el verdadero encanto.

Otra razón por la cual creo que no me gusto el cómic la primera vez, es porque realmente no soy una persona que se sienta atraída a los vídeojuegos en general, o al menos no crecí siendo muy apegado a ellos. Por lo tanto, cada vez que leía una referencia o una pelea, realmente no me interesaba del todo, pero en el fondo...hay una historia bastante rica en contenido, fácil de seguir, pero compleja y muy poco contada, con la que muchos pueden sentirse identificado a diferentes niveles.  El verdadero mensaje de la historia consiste en hacer un autoanálisis de nuestras relaciones interpersonales (todas, no solo románticas) y preguntarnos hasta que punto somos honestos con nosotros mismos, todo se reduce al muy común consejo: antes de querer a otros, tenemos que querernos a  nosotros mismos.

Uno de los elementos que demuestran esta moraleja y del cual me gusta mucho fijarme: es el hecho de que haya un elenco especialmente extenso de personajes secundarios (docenas), muchos de ellos irrelevantes, salen y entran a conveniencia de la trama, tanto así que incluso el protagonista suele olvidarse de la existencia de algunos y tiene que inventarles sobrenombres para recordarlos más tarde. Es un perfecto ejemplo de los tiempos superficiales por los que pasamos cuando lo que importa no es la calidad de amigos que tenemos, sino la cantidad. La obra está plagada de este tipo de detalles tan sutiles que hacen que me pregunte si todos los demás que lo vieron captaron el verdadero mensaje de fondo (porque se de uno que no).

Antes de terminar, quiero decir que aunque la película es un buen reflejo de lo que podemos ver también en él cómic, aun así se queda algo corta debido a las limitaciones de su medio. En el cómic ocurren muchas cosas que a pesar de ser adaptadas de buena manera en la gran pantalla pero lamentablemente se llega a un punto en que todo se siente apresurado y con ganas de terminar lo mas pronto posible, debido a todo lo que se tuvo que omitir en el camino. Incluso, me atrevo a decir que en parte es culpa del mismo cómic, que a veces se siente mucho mas largo de lo necesario ya que pudo reducirse fácilmente la historia en menos paginas.

Pero aunque la película posea las mismas fallas de muchas otras adaptaciones, le doy mas crédito por hacerme ver el cómic de manera distinta y que me motivara a darle una segunda hojeada, y que ademas aprovechara todos los recursos audiovisuales a su favor para hacer la historia mucho mas atractiva de lo que se ve en las paginas del cómic. 




Realmente recomiendo escuchar toda la banda sonora que se lanzo después de la película, como la historia también gira mucho entorno a la música y al hecho de estar dentro de una banda en busca de éxito, el poder escuchar las verdaderas canciones interpretadas por los "personajes" le da mucha mas presencia. La película es un 3 sobre 5. Imprescindible para la nueva generación de veinteañeros de hoy en día, pues realmente es un producto perfecto hecho por y para ellos.


Comparte
2 Responses
  1. Sara Randt Says:

    Genial crítica-opinión :)

    Yo también me arrepiento de no haber ido al cine a verla, aunque en mi caso fue porque yo por entonces no conocí el cómic. Me lo comentaron, recibí buenas críticas, pero no sé, se me pasó completamente el ir :(

    La película en mi opinión es bastante buena, en el sentido que creo que da todo lo que el cómic puede dar. De hecho, conozco a un par que le pasó algo similar a ti. Después muuucho tiempo con mania/repulsión contra la historia, al ver la peli le gustó y acabó bebiendose el cómic del tirón y ahora es fan xD


  2. Habría ido al cine a verla si no la hubieran puesto como 6 meses después de su estreno en EU >__>U