Bienvenida
Después de dar vueltas durante tantos meses, finalmente he decidido crear este blog, es una propuesta bastante sencilla y humilde. Cada vez que tenga la oportunidad, el tiempo y la necesidad, escribiré una entrada, preferiblemente con la mayor frecuencia posible. La verdad suena mucho más sencillo decirlo (ejem, escribirlo para este caso) que hacerlo, pero al menos comencemos dejando clara la intención.

Hacer este blog es algo que he querido hacer durante mucho tiempo; sin embargo, por razones internas siempre me había cohibido a mí mismo de hacerlo, principalmente porque nunca considere que tuviera algo muy importante que decir, es más, ni siquiera se me había ocurrido algún tema sobre el cual me gustaría discutir en primer lugar.  Sabía que tenía que hacer este blog por alguna razón pero el problema siempre había sido "¿sobre qué será?" y es estúpido para mi considerar ahora todo el tiempo perdido en solamente pensar la temática del blog cuando esta estuvo frente a mis ojos casi toda mi vida.

Para iluminar más sobre este aspecto me gustaría citar algo que Stephen King dijo en el prólogo de uno de sus libros un vez: "Parece que todos nacemos equipados con un filtro en la base del cerebro, y todos los filtros son de distintas dimensiones y calibres. Es posible que lo que se atasca en mi filtro pase de largo por el suyo. Y no se preocupe, es posible que lo que se atasca en el suyo pase de largo por el mío. Aparentemente todos tenemos la obligación innata de tamizar el sedimento que se atasca en nuestros respectivos filtros mentales, y por lo general lo que encontramos se transforma en algún tipo de actividad subsidiaria. Es posible que el contable también sea fotógrafo. Que el astrónomo coleccione monedas. Que el maestro copie lápidas mediante frotes con carbonilla. A menudo el sedimento depositado en el filtro mental, el material que se resiste a pasar de largo, se convierte en la obsesión particular de cada uno. Por acuerdo tácito, en la sociedad civilizada llamamos «hobbies» a nuestras obsesiones."

Este texto ha estado presente en mi memoria durante muchos años y creo que no había tenido tan claro su significado hasta el día de hoy. Todos tenemos cosas que se quedan atascadas en nuestro cerebro, nos guste o no, es ese filtro del que nos hablar el Sr. King. Cosas que pueden llevarnos por un camino de dicha o quizás a nuestra propia miseria pero la verdad es que no podemos escapar, pues no tenemos opción. 

Es por eso que muchos autores o incluso cualquiera relacionado con la industria del entretenimiento en general suele recurrir a los mismos tópicos dentro de sus trabajos. Es la razón por la cual Stephen King sigue escribiendo terror a pesar de que ha demostrado ser capaz de explorar otros géneros y porque Isaac Asimov escribió ciencia ficción a pesar de haber dedicado toda su vida a la enseñanza de la química. Pueden hacer muchas cosas distintas y salir de sus especialidades pero siempre vuelven a sus raíces de alguna u otra manera, es una parte de ellos.

¿Y cuál es mi obsesión?, se preguntaran entonces, pues...es el cine, tan sencillo como eso. Por eso, digo que se me hace estúpido el que no haya podido decirlo con tanta seguridad hasta ahora. Intento hacer memoria al asunto y siempre llego a la conclusión de que todos los días de mi vida desde que tengo memoria esta es la única cosa que está presente sin falta en mis pensamientos, toda mi vida gira entorno a la posibilidad de estudiar, ver, analizar, criticar o hacer cualquier cosa relacionada con la materia cinematográfica en cuestión, a veces con mayor o menor insistencia pero no ha habido ningún éxito al intentar expulsarlo de mi sistema, es simplemente...mi obsesión, sin duda alguna.

Así que en vez de intentar negarlo, ocultarlo o ignorarlo, mejor usemos esta obsesión de manera productiva e intentare compartir con ustedes la mayor cantidad de información sobre cosas que se me puedan ocurrir sobre los diversos temas que engloban todo lo que es el mundo del cine. Ya sean críticas, artículos, reflexiones, etc. Este será mi pequeño santuario para los fanáticos del cine (y quizás para alguno que aspire serlo) donde les hablare con la mayor sinceridad posible lo que se atiborra en mi cabeza.

Así que lo mejor será presentarnos para luego poder entrar en más detalles, mi nombre es Luis Daniel De León y quiero darles la bienvenida a este pequeño espacio de mi vida que he decidido llamar "La capsula critica".

Comparte
5 Responses
  1. Excelente, me gusto mucho la cita de Stephen King creo que sufro de multiples obsesiones, espero pode leer un poco de crítica de cine y en lo que comience a darle vida a mis films tener el honor de leer tus críticas, mucho éxito en este nuevo proyecto gran amigo, compartimos obsesión por el cine.


  2. Sara Randt Says:

    Opino como Andrius :)
    Y animo con este nuevo blog, espero ver muchitas entradas pronto :D



  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  4. El mejor de los éxitos, que este proyecto sea el inicio de una prolífica carrera cinematográfica.